Xavi lo dejó ir y les terminó dañando la noche

Aquel que tuvo que buscar un nuevo rumbo terminó siendo el enemigo número 1 del equipo que dirige Xavi Hernández.

Por Adrián Barcasnegras

A Barcelona se le complicó todo ante Galatasaray y hubo un culpable: Iñaki Peña. El portero español que aún pertenece a la entidad blaugrana se marchó a Galatasaray por no tener minutos y terminó siendo el gran villano en el estadio Camp Nou.

Es preciso decir que el planteamiento defensivo de Galatasaray fue ejecutado casi que a la perfección. Al mismo tiempo, Barcelona tuvo falencias en la gestación de los ataques, pero cuando pudo ser profundo, se encontró con un muro que vistió su camiseta.

El mismo Xavi Hernández reconoció en conferencia de prensa que Peña estuvo fenomenal. Meses atrás, el entrenador nacido en Tarrasa decidió dejarlo ir y el jueves lo sufrió gracias a sus atajadas, en especial aquella ante el cabezazo de Sergio Busquets. Hernández reconoció que el portero «les arruinó la noche».

«Iñaki Peña ha estado espectacular, pero nosotros no jugamos igual que en los últimos partidos. Se fue cedido para volver al Barça, me alegro por él, pero nos arruinó la noche».

Peña estaba recibiendo muy pocas oportunidades en Barcelona. Marc André Ter Stegen es el gran titular y Neto es quien le sigue en la consideración de Xavi. Ante este panorama, el joven portero español no recibió minutos.

Sabía que no jugar afectaría a su rendimiento y al progreso de su carrera, por eso decidió emigrar a Galatasaray. Allí se encontró con que el uruguayo Muslera estaba lesionado, lo que facilitó que fuera titular.

Peña deberá volver a las órdenes de Xavi

Ahora vive sus mejores momentos lejos de la sombra del alemán Ter Stegen, aún así, se sabe que volverá a Barcelona. Mateu Alemany, director deportivo del club, y también Xavi Hernández afirmaron que Peña volverá. La diferencia es que el DT dijo que tranquilamente le podrá hacer pelea a Ter Stegen.

En el duelo de regreso que se jugará el 17 de marzo, tendrá una nueva oportunidad para demostrarle a todo Barcelona que está a la altura y, de paso, lograr el paso a la siguiente fase de Galatasaray.