Portada » Internacional » El que se escama, es porque es pecado: Borja dejó un enigmático mensaje

El que se escama, es porque es pecado: Borja dejó un enigmático mensaje

El delantero colombiano Miguel Ángel Borja habló y dejó enigmático mensaje luego de salir supercampeón de Argentina.

Por: Jhonatan David Blanco, periodista deportivo de La10Jhonatan David Blanco
2 Minutos Tiempo de lectura
Miguel Ángel Borja, jugador de River Plate

Uno de los jugadores colombianos con mejor momento en la actualidad es el delantero de River Plate Miguel Ángel Borja. El atacante vivir un proceso positivo con el equipo de la banda cruzada, y es el actual goleador del campeonato argentino. Esto le ha llevado a tener buenos comentarios en su alrededor y ser uno de las piezas claves de Demichelis en el plantel.

No dejes de leer: «Revertimos y fuimos campeones, pero la hinchada no estaba tan dolida»: el mensaje de Pablo Repetto para los seguidores ‘verdolagas’

Este miércoles, River Plate se coronó supercampeón del fútbol argentino, tras derrotar a Estudiantes en un partido agónico poe 2-1. Allí, el colombiano fue titular e insistió en el frente de ataque para ser peligroso. Finalmente, consiguió otro título con River, lo que va engrandeciendo su palmarés.

Borja dejó mensaje enigmático tras coronarse campeón con River Plate

Después del partido, el jugador habló para los medios de comunicación y entre tantas declaraciones dejó un mensaje enigmático, expresando que no siempre es bueno que le digan a las personas que todo está bien, cuando no lo está. Tales declaraciones fueron tomadas por lo medios argentinos, a raíz de que en la temporada anterior no le dieron tantas oportunidades como ahora.

«Yo pienso que a veces es bueno que no te den siempre la palmadita de que todo está bien, porque a veces te crees mucho. Somos conscientes de que el mundo River es exigente. Comentó el jugador colombiano.

Además, contó que estuvo a punto de tomar la decisión de marcharse, pero al final, las personas a su alrededor que lo acompañaron le dieron consejos y le convencieron de seguir luchando.

«Uno siempre quiere más minutos. Lo conversé con mi familia, con mi esposa, con mis hijos, mis hermanos, que son numerosos. Y una persona especial que es Mariana, la dueña de la casa. Y un día me decía ‘no te vayas, que el próximo año va a ser especial’. Dios la direccionó a ella y tenía razón. Porque la buena vibra que tenía era especial«. Comentó el jugador.