Galtier dirigirá al PSG e impondrá la salida de uno de sus cracks

Se vendría un grave problema para una de las estrellas del París Saint-Germain con la llegada del entrenador que suena desde París.

PSG

Desde Francia, ya dan por hecho que Christophe Galtier será el nuevo entrenador del París Saint-Germain, tras el pago de la indemnización a Mauricio Pochettino para finalizar su contrato. El marsellés de 55 años asumirá luego de dos buenos procesos dirigiendo al Lille OSC, con el que le arrebató la Ligue 1 2020-21 al PSG; y en el último año al OGC Niza. A priori, se dice que no contaría con una de las estrellas del equipo por un tema de ordenamiento táctico. 

Se trata del brasileño Neymar Jr, quien aseguró que se quedaría a cumplir sus últimos tres años de contrato, pero que desde la dirigencia empiezan a presionarlo. El mismo presidente Nasser Al-Khelaïfi habló para Le Parisien y le dejó una indirecta al ‘10’ de la selección sudamericana dirigida por Tité. 

 «Por Neymar, lo que puedo decir es que esperamos que todos los jugadores hagan mucho más de lo que hicieron la temporada pasada. Mucho más. Todos tienen que estar al 100%. Obviamente, no éramos lo suficientemente buenos para llegar lejos. Para la próxima temporada, el objetivo es claro: trabajar cada día al 200%», expresó el dirigente catarí.

Luego de no poder traer a Antonio Conte ni mucho menos a Zinedine Zidane, que era el DT soñado que buscaban los cataríes, Galtier apareció como una opción mucho más modesta, pero no mala si lo que se quiere es una mano firme dentro del vestuario. El francés hace carrera para ser un director técnico de élite y el paso a la escuadra que tiene a Kylian Mbappé será el puntapié para eso. 

¿Por qué Neymar no cabría con Galtier en el PSG? 

En primer lugar, Christophe Galtier es un técnico que prioriza el ordenamiento táctico para conseguir los resultados. La parte defensiva y anímica es lo que llegará a resolver, justamente lo que los sacó de la Champions League ante el Real Madrid de Ancelotti. 

Tácticamente, el nacido en Marsella en 1976 implementa una alineación con el tradicional módulo 4-4-2; sus delanteros serían Mbappé y Lionel Messi, pero por el poco sacrificio en marca que tiene el brasileño tampoco sería utilizado como un volante externo. En esa zona, el París tendrá que salir a buscar alternativas en el mercado.