“Necesitamos que los jugadores recuperen el nivel”: presidente de América

El presidente del América de Cali, Mauricio Romero, se refirió al proyecto que tiene el club. La idea pasa por recuperar rápidamente a los jugadores.

Por Lucas Mathieu
América de Cali.

El presente de América de Cali no es el esperado. En la competición doméstica, los ‘Escarlatas’ no han podido sumar puntos y ya se empiezan a disparar las alarmas en la directiva. Además de los malos resultados, aún no se cuenta con todos los jugadores.

Se suponía que la llegada de Alexandre Guimarães al plantel americano iba a cambiarlo todo. No obstante, conforme pasan las jornadas crece la preocupación por tener disponibles a todos los jugadores de la plantilla. La idea es que el equipo pueda afianzarse e intentar remar hasta la clasificación.

En ese sentido, el presidente Mauricio Romero manifestó la necesidad de que el equipo pueda contar con todos los jugadores. Sumado a ello, según sus palabras, no solo es necesario mirar la recuperación física sino la deportiva.

El presidente de América se preocupa

En diálogo con ‘Los dueños del balón‘, Romero expresó: «Hay lesiones prolongadas como la de Arrieta, lo mismo que Carvajal. Hay que revisar el tema de Luis Sánchez, pero yo creo que empezamos a contar nuevamente con los jugadores y necesitamos que recuperen el nivel deportivo».

Así mismo, el directivo se refirió al tema de Iago Falque. Recordemos que el jugador arribó al equipo y no ha podido sumar los minutos esperados. En suma, se ha convertido en una baja constante y la afición espera mucho más. “Tenemos el caso de Falque, que ya volvió de la lesión pero su rendimiento no está todavía«, aseguró Romero.

No deje de leer: “Hay ofertas por Daniel Ruiz”: presidente de Millonarios

Sin lugar a dudas, las lesiones en América se convirtieron en un serio problema. Desde que Juan Carlos Osorio era el timonel del equipo, las bajas fueron el punto de quiebre de su ideología de juego. Por esa razón, las críticas constantes se apoderaron del cargo y terminó saliendo por la puerta de atrás. Sin pena no gloria.