Relato de Shevchenco: «Mis amigos murieron por alcohol, drogas y armas»

El exjugador de origen ucraniano presenta su libro, en el que cuenta algunos apartes alucinantes de lo que fue su vida.

Schevchenko presenta su libro. Foto: Internet

El mítico exjugador presenta su libro titulado «La mia vita, il mio calcio» escrito junto a Alessandro Alciato, en el cual relata su vida personal y su trayectoria futbolística. En entrevista con Correre Della Sera, detalla el contenido del libro.

«Espero no sorprender a nadie si digo que todo me parecía normal. Yo tenía diez años. Me divertí como un loco jugando al fútbol en todas partes, me llevaron a la academia del Dynamo de Kiev, pero luego explotó el reactor 4 y nos llevaron a todos«, relata al recordar el tiempo en que vivió cerca de la central nuclear del accidente de 1986.

Además, en la entrevista también dijo: «Aún siento angustia, llegaron autobuses de la URSS y nos llevaron a todos los niños entre 6 y 15 años. Me vi a 1.500 kilómetros de casa y recuerdo vivirlo como si estuviese en una película». 

En la nueva vida que le deparaba la URSS, cuenta que sus amigos se fueron perdiendo y muriendo en el camino

«Murieron todos, no por radiación, sino por alcohol, drogas, problemas con armas… Las grietas en el muro de la URSS eran cada vez más grandes. El mundo que conocíamos se derrumbaba y mis amigos, como toda mi gente, ya no creían en nada y se perdieron. El amor de mis padres y el fútbol me salvaron«, sentencia el ganador del balón de oro en 2004.

Un nuevo rumbo en su vida

Sin embargo, también recuerda que la llegada a Italia le cambió la vida por completo. Fue cuando tenía 12 años, para «jugar un torneo en una ciudad que se llamaba Agropoli. La gente nos sonrió, nos trató muy bien, aunque nos derretimos como la nieve al sol. Me di cuenta de que mi destino estaba allí».
Sumado a ello, el haber conocido a Valeri Lobanoski, quien se convirtió en su gran padrino en el mundo del fútbol, le ayudó a crecer mucho como persona y profesional. Del que fuera entrenador del Dynamo y la selección, tiene los mejores recuerdos:
«Sigue siendo parte de mi vida, estuvo a mi lado en una época difícil. Era algo más que un maestro severo. Recuerdo que nos ordenaba hacer decenas de repeticiones de lo que llamábamos ‘Escalada de la Muerte’, con pendientes del 16%. El que no vomitaba, no jugaba de titular. Era duro, pero íntegro, y aprendimos mucho de él», relata el exjugador. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ir arriba