Harto de ser suplente en el Real Madrid, buscó a Jorge Mendes y quiere salir

De ser uno de los héroes en las tres Champions League consecutivas del Real Madrid, a ser un suplente de lujo. Quiere salir de inmediato.

Por Juan Pablo Oclassen
Real Madrid

La situación en el Real Madrid se puso compleja para algunos jugadores, quienes años atrás eran indispensables en el once titular. Carlo Ancelotti solo confió en unos pocos para afrontar la actual temporada y le respondieron con creces. Sacaron adelante La Liga y están a un juego de pasear por Cibeles la décimo cuarta UEFA Champions League en su historia. Isco Alarcón es de esos jugadores que pasaron al régimen de descartados en la Casa Blanca. 

El malagueño, 30 años, no estuvo en consideración para estos últimos duelos definitivos. Incluso, Dani Ceballos jugó minutos importantes en las series ante Chelsea y Manchester City por la UCL, mientras Alarcón fue relegado. La juventud se impone para Ancelotti y aunque tiene una buena relación con él volante creativo, no necesitó de sus servicios para lograr grandes cosas en este regreso al Real Madrid. 

Real Madrid desterró a Isco

Para encontrar un nuevo club, Isco buscó al representante de Cristiano Ronaldo, Jorge Mendes, y ya piensa en lo que será su carrera fuera del equipo ‘merengue’. Su contrato finaliza el próximo mes y se dice que el Real Betis estaría interesado en contratarlo, aunque Medes es capaz de ubicarlo en una gran entidad para que retome el rumbo de su carrera. Francisco está desde el 2013 en el Real Madrid y ha ganado múltiples campeonatos importantes; su última renovación fue en 2017, luego de ser vital para Zidane en la Champions que le ganaron a la Juventus. 

Gareth Bale, Marcelo, Luka Modric e Isco terminan su contrato el próximo 30 de junio del 2022 y solo el croata tendría asegurada la renovación; sigue estando vigente y aportando como ningún otro dentro del grupo. El brasileño también entraría en consideración para seguir en el equipo, pero Bale sí saldría y hasta buscarían sancionarlo por no querer jugar y simular lesiones.