Perdió la cabeza: técnico le dio tremenda patada a jugador rival en los testículos

Uno de los hechos más insólitos en el fútbol ocurrió este último fin de semana en el fútbol ecuatoriano. Técnico perdió la cabeza.

Por Juan Pablo Oclassen
técnico

No se puede entender lo que ocurrió en el fútbol ecuatoriano. Se disputaba la primera fase de la Copa de Ecuador entre Chacaritas y Deportivo Santo Domingo, pero nadie esperaba lo que ocurrió al minuto 86 del compromiso. Puede ser considerado el hecho más insólito que pasa dentro de una cancha de fútbol en el último tiempo. El técnico de Chacaritas le pegó un planchazo en los testículos a un rival sin razón alguna. 

Te podría interesar: Blooper del año en Inglaterra: el arquero quiso sacar y el delantero fue pillo

El lateral del conjunto visitante solo se acercaba para buscar la pelota y reanudar las acciones de juego, cuando fue recibido con la acrobática agresión del DT Juan Ávila. Nadie lo podía creer, hasta los futbolistas de Chacaritas, equipo que milita en la Serie B de Ecuador, fueron a auxiliar al número 17 de Santo Domingo, Edison Mejía. El futbolista se retorcía del dolor por el impacto hasta que fue atendido por el cuerpo médico de su club. 

Los mismos periodistas que transmitían el partido por televisión quedaron sorprendidos con lo que estaba pasando. Incluso, se reían de lo ocurrido como algo que jamás habían visto en sus vidas. Es que es muy difícil de creer, el gesto de Ávila es totalmente raro e inesperado. Sin duda uno de los hechos más insólitos que han ocurrido en la historia del fútbol; que ocurra de un jugador a otro ya sería una barbarie, de un entrenador es totalmente fuera de lo común. 

Tremenda patada de UFC decían en Ecuador 

Patadas recordadas y jugadas salidas de tono hay muchas en el fútbol mundial. Como la patada de Maradona en la gresca entre el Barcelona y el Atlético de Bilbao en la década de los 80. También está el cabezazo de Zidane en la final de Alemania 2006, la patada voladora de De Jong a Xabi Alonso en la final del Mundial de Sudáfrica 2010; entre otros momentos que ocurrieron entre jugadores, pero nunca algo de un técnico hacia un futbolista y sin razón alguna.