Barcelona se deshace de una carga, pero sale estafado

El Barcelona está a nada de quitarse un peso de encima, pero no recuperará nada de lo que invirtió en su momento por el jugador.

Por Juan Pablo Oclassen
Barcelona

Barcelona compró a Philippe Coutinho en el 2018 y nunca pudo sacarle su mejor versión; la que sí tuvo con la selección brasileña en la Copa América 2019 y con el Bayern Múnich en la UEFA Champions League del confinamiento en el 2020. Hoy por hoy, el también ex Inter de Milán se encuentra cedido en el Aston Villa de la Premier League, conjunto dirigido por Steven Gerrard que estaría dispuesto a desembolsar lo que cuesta el carioca en la actualidad.

Te podría interesar: Los 5 refuerzos que revolucionarían el mercado para el Barcelona

135 millones de euros pagó en ese entonces la administración de Bartomeu por los servicios de Philippe al Liverpool. Aunque sí consiguió títulos con la entidad culé, pocas cosas se produjeron gracias a su influencia, la cual fue casi nula producto de las constantes lesiones. Los blaugranas no podrán obtener ni siquiera un 30 por ciento de la inversión hecha hace cuatro años, en una cercana venta del atacante de 29 años.

Barcelona venderá a Coutinho

Dentro de un mes, el ex Liverpool cumplirá 30 años y su contrato con el FC Barcelona culmina en junio del 2023. Lógicamente, no tienen ninguna intención de renovar a Coutinho por eso acelerará la venta al Aston Villa en este verano que se aproxima. El nacido en Río de Janeiro cuesta 20 millones de euros, según Transfermarkt, y justamente eso es lo que está dispuesto a pagar el conjunto Gerrard por el mediocampista ofensivo, ni un centavo más.

‘Cou’ tuvo un arranque furioso en su llegada a la Villa Park en enero que lo llevó a ser nuevamente convocado por Tité. Marcó cuatro goles en sus primero 15 juegos de Premier League, además dio tres asistencias. En Birmingham están contentos con el andar de Philippe y lo quieren en el club por mucho tiempo más. Barcelona se quita un peso de encima, más allá de que sea otro mal negocio producto de una paupérrima gestión del expresidente culé, Josep María Bartomeu.