Se filtran los audios que conllevaron a la suspensión de Rogério Caboclo de la presidencia de la CBF

Por

El presidente fue acusado de acoso moral y sexual por parte de una empleada de la entidad. En las conversaciones, se oye preguntarle a la funcionaria que si se masturbaba.

Rogério Caboclo. Foto: Internet

Rogério Caboclo afronta una acusación grave por parte de una funcionaria de la CBF, quien afirma con evidencias que fue acosada moral y sexualmente por él.

Por esa razón, se tomó la decisión de suspenderlo del cargo durante 30 días. De por sí, ya el asunto de la realización de la Copa América en Brasil se veía como un problema de grandes magnitudes, ahora se le suma esto.

El medio que reveló las grabaciones del escándalo fue Globoesporte. Según el medio, los audios, que fueron aportados por la denunciante, son del 16 de marzo de 2021, día en el que Caboclo la llamó y la invitó a una copa de vino.

El diálogo publicado por ‘Globoesporte’

Rogério Caboclo: ¿Tienes el corazón en la cabeza o en tu gran piloto?

Funcionaria: En ninguno de ellos.

RC: ¿En quién está?

F: No está en nadie, eso es cierto. La mujer puede estar bien sola.

RC: Conozco a mi mujer desde hace 26 años… Me he enamorado, me he desenamorado.

RC: Te había jurado que no hablaría de asuntos privados. Ella tiene su coño y yo tengo mi polla (…) Soy horrible…

F: Jefe, no voy a entrar en el tema de vuestra vida sexual (ríe avergonzado).

RC: (…) Va a hacer gimnasia, va a volver con fuerza.

F: Así que todo el mundo… que sea feliz.

RC: ¿Sabes a qué me opongo? Nada (…) ¿Quieres una copa de vino? (…) No… si no parecerá que estoy loco (…) ¿Puedo hacerte una pregunta?

F: Jefe, no me entrometeré en su vida sexual y la de su (…). No lo haré, no lo haré.

RC: No es eso. Es tu (vida personal).

F: Deja mi (vida personal) en paz.

RC: ¿Puedes resistirte a que el (…) todos los días te pegue?

F: Puedo, somos amigos. Acabo de decir que puedo, y punto, somos amigos. Y todo está bien, todo está bien, somos amigos, nos llevamos bien, él en el sofá, yo en la habitación y todo está bien». 

RC: No lo creo.

F: No tengo que mentir, no.

RC: De acuerdo. Segunda pregunta. ¿Puedo?

F: Habla.

RC: ¿Te masturbas?

F: Jefe, adiós.

RC: Oye…

F: No quiero hablar de ello, no quiero. Voy a avisar a (…) que está abajo.